04 marzo 2010

Hoy fui a Conce.

hoy fui a conce. desde que huimos, porque si, huimos como desaforados aquella madrugada de mierda aquella en la que como nunca supe lo que se siente tener miedo...que no pisaba el centro, que no recorria sus calles, que por más que escuchaba la radio mi mente hacia un hueco y no me dejaba dimensionar.... hasta q la luz del día me dejo ver la plaza, me dejo ver O´higgins... me dejo ver calles y calles en el suelo... ver mi ciudad llena de militares y sentirme como en una guerra... me dejo ver ese mítico ya edificio partido en dos...me dejo ver el puente viejo hecho un dominó.. y calles partidas o hundidas... no. no vi las fotos. yo lo vi con mis ojos.. y cuando volví a mi casa y la luz llego, despues de tantos dias sin ella y sin agua.. (cosa que a esta hora aun sigue) volver a ver esta foto me aprieta el pecho y me dan ganas de llorar todo lo que no e llorado, porque no me lo permito porque no puedo. porque tenemos q salir adelante, porque yo estoy entera y mi familia también y de todos los que conozco solo se de buenas noticias.. porq no soy egoísta como tantos que lo han sido y q impotencia da, ver que otros están en el suelo y aun asi hay "gente" que los aplasta sin compasión... que rabia no tener el poder suficiente de mitigar el dolor de miles de personas que están tan en pelota como me puedo llegar a sentir yo, es por eso que soporto... como puedo no sentirme mal, no sufrir.

alguna vez pensé que tendría algo extraordinario que vivir en la vida, algo que inflara mi pecho de orgullo de relatar, con todos aquellos aderezos que pueden hacer tu relato algo "digno de contarles a tus nietos" nose ni nunca podre saber bien si esta situación se podría calificar como tal... solo tengo la foto en mi cabeza de aquel ruido que fue mas fuerte que el ruido de bar donde estaba, ver como el suelo era una gran ola con gente en ella y yo entre todos mis amigos afirmandonos para combatir el desequilibrio... ver como el techo se venia abajo y no entender.. solo pensar y gritar una y otra vez el nombre de mi hijo, que se convirtió en mi único objetivo.. no se si romper un vidrio de un auto y romper entre 10 un árbol que cayó sobre el auto de uno de mis amigos, luchar contra el tiempo mi histeria, las replicas, la desesperacion... sentir que no llegaba nunca... ver todo como si no fuera real, como si fuera la tele en 3D ... no se si todo eso es un gran relato, y la verdad tampoco me interesa que lo sea. hay gente q corrio de edificios que se desplomaban, hay gente q huia con el mar en sus espaldas... hay gente q encontro la mas desesperante de las muertes y aun no se sin son cosas dignas de relatar pero solo se dos cosas. soy una afortunada y la naturaleza cuando nos quiere poner en su lugar... siempre sabe como hacerlo.


http://www.flickr.com/photos/azulsuburbano/4405660983/in/datetaken/

5 comentarios:

Ñoña memoriona dijo...

Pero llora nomás si tienes que llorar. Date un tiempo para eso. Una tarde, un día. Después te secas bien las lágrimas y echas para adelante.
Un abrazo fuerte

franco ferreira dijo...

Que heavy, que heavy. Pucha, hace muchísimo que te visitaba. por mis vacaciones y otras cosas. Y justo venir a leerte cuando tienes estas penas que comunicar.
Igual te acompaño profundamente. He estado conectado con la tragedia (indirectamente) ayudando a familia en Coronel. Sé que por allá todo fue espantosamente más grande que acá en el centro. Nosotros sólo tuvimos el susto... allá se necesita mucho más que un par de días para dejar atrás el remezón.
Mucha suerte en todo... Cuentas conmigo :)
Seguiré leyéndote. No dejes de contar lo que estás sintiendo. Este espacio es tuyo. Y quienes te leemos lo agradecemos :)
Fuerza!

Francisca dijo...

Cariños a conce!!! mucha fuerza!!!!
Saludos!
Fran

Maximo Valencia dijo...

Que brijido! me alegro mucho de que tu y tu familia esten bien, como decia franco aca fue casi puro susto, aunque hay exepciones pero nada comparado con lo que escribiste. Mucha fuerza y a sobreponerse, la vida (hoy la naturaleza) siempre nos golpea y ahi ay que poner todo el aguante.

Un gran abrazo y aguante conce!!!

Natalia Lepe dijo...

Estremecedor escrito. Me sentí muy reflejada porque a mi tmbn me pilló carreteando y cuando salí arrancando del pub pesné que era una bomba, una guerra, un terremoto donde de seguro el epicentro era el pub donde estaba, me costaba creer que en algun lugar se sinitiera mas fuerte que allí. Y mientras escuchaba los vidrios que se quebraban, mientras sentía a la tierra como un león que me rugía en el´oído, mientras me fijaba que los postes no se me cayeran encima y trataba de equilibrarme en el mar de pavimento que pisaba lo único que tenía en mi cabeza era a m i hijo y un tremendo sentimiento de culpa por haber salido.
Desde ese día que no salgo, tampoco tengo ganas de salir...